imagen-para-opinion

Lo dije en la anterior entrada, a veces hay que dar el “pasito” para salir de la zona de confort…

Pero ¿y si hemos decidido dar el paso? dónde ponemos el pie exactamente para no caernos, debería ser lo primero en lo que deberíamos pensar.

A día de hoy… las posibilidades son muchas. He de decir que esta entrada es una opinión personal pero que al mismo tiempo se alimenta de conocimientos, experiencias,feedback, etc … por parte de clientes; pues llevo más de un año en venta y asesoramiento de equipos fotográficos.

Vamos allá!!!

Lo primero es decidir que necesitamos según el tipo de fotografía que queramos hacer y aquí, como es lógico, habrá que distinguir entre el amateur o el profesional.

Primero ¿qué es un amateur? A mi modo de ver, no es el simple aficionado, tal y como está el sector. Es la persona que quiere dar un paso serio pero que aún tiene que darlo; es decir, espera obtener beneficios, aún sabiendo que le quedan cosas por aprender (sí, como veréis, voy a obviar a los que tienen que comprar su primer equipo, pues a día de hoy cualquier cámara de gama media de cualquier marca, para fotografía particular o hooby creo que es más que suficiente…).

Segundo ¿qué es un profesional? Un profesional es aquel que directamente gana dinero, en mayor o menor medida, pero que ya dio el paso. Es decir, ya pasó por amateur y busca posicionarse, obtener una herramienta que pueda afrontar retos más complicados.

En el mundo amateur las posibilidades son más amplias, pues más marcas cuentan con buenas cámaras que pueden ofrecer argumentos sobrados para cubrir las necesidades.

Tenemos en Canon una 70D o una 7D, tenemos en Nikon la D7200, en Sony una Alpha77 y porque no, en Pentax una k3 II.

semipros

Para el tema de los precios he cogido una de las tiendas online mayoristas más conocidas por todos, pero ojo con estas ventas, pues en muchas ocasiones, al ser productos importados, contaremos con un precio menor pero a costa de perder algunos beneficios; como podría ser el servicio técnico.

Todas las cámaras “semi-profesionales” se mueven en torno a los 1000€. Algunas se moverán un poco más altas como la 7d Mark II, por ser un modelo más novedoso o la D7200 recién llegada como quien dice a los mercados; pero pondremos ese precio de salida de 1000€.

Nos encontramos con cámaras APTAS para casi todo tipo de trabajo, en situaciones de luz controlada, buenos tempos de trabajo, etc…. Estas cámaras sorprenden a la mayoría de usuarios. Desde el disparo en automático se obtienen tomas de una calidad sobresaliente, ya afinando en modos manuales y “apretando”, podemos obviamente sacar más jugo aún a estos equipos. Pero cada una creo que tiene su propio nicho de clientela.

(Que conste que no vamos a analizar las cámaras en sí, sino más bien a resumir las opciones que hay, pero sin entrar en especificaciones)

Si bien empezaremos por lo fácil. Sony, en este caso es muy sencillo de analizar, estamos ante una cámara con tecnología de espejo translucido, pantalla abatible, enfoque rápido con buenas prestaciones, con un sensor de una calidad tremenda, capaz de trabajar bien vídeo y foto.

Con el precio de 1000€ (más o menos dependiendo si es solo cuerpo o con lente) tenemos una cámara que de por sí, sería una cámara 10!! Pero claro, en este vida todo tiene su truco… En mi modesta opinión, salvo por los recientes movimientos de la marca, ofreciendo equipos competentes en FF y Bridge/Compacta, Sony es una marca que peca de no tener presencia, me explico. En las tiendas es fácil encontrar sus cámaras – sobre todo las compactas y bridge – pero no es tan fácil conseguir reflex o semi-profesionales. Son modelos con menos ventas, por lo tanto carecen de mercado de segunda mano. Las “terceras marcas”, que en un momento dado podrían producir accesorios tipo grips, flashes, etc… no apuestan por crearlos para estas marcas y tiene su lógica. Si venden menos unidades, puede no salir a cuenta invertir en producir, mientras que invertir en el binomio Canon/Nikon es una apuesta más firme y con más opciones de aportar beneficios.

Así tenemos un equipo genial, casi sin puntos flojos en cuanto a la cámara en sí, pero nos damos cuenta que es una apuesta arriesgada a la hora de tener que ampliar equipo, vender o comprar de segunda mano, etc.

Vamos ahora con Pentax, con su cámara K3 II, (ojo que he sido usuario suyo desde que empecé), que más o menos peca de lo mismo. Tiene menos modelos aún, y en algunos segmentos casi ni se aprecia su presencia. Están intentando, eso si, posicionarse. Yo digo que es su último cartucho, en breve presentarán FF. Tienen un modelo semi-profesional de buen rendimiento, pero vuelven a pecar de “ecosistema”, la marca tiene, pero es muy débil. Encontrar un flash con TTL por ejemplo, se complica, un disparador, un grip, etc… mercado de segunda mano casi inexistente.

Todo eso lastra mucho la experiencia de usuario y ojo, porque el equipo no defrauda, con muchas características que hacen de sus equipos, para mi, los mejores o casi mejores, estabilizados, sellados, con doble dial, pero luego por ejemplo en vídeo no dan la talla (hasta hace poco con algunos parámetros en automático obligatoriamente), una colección de lentes pequeña con precios muy altos, en fin… es una apuesta bastante arriesgada.

Intentando ser lo más imparcial posible, son equipos para amantes de la fotografía no de fotografía y vídeo, y más concretamente de fotografía de naturaleza donde se agradece su rango dinámico y calidad de imagen. Rondan los 1000€ también los cuerpos sueltos.

Nos quedan entre manos las marcas con más presencia y más numero de ventas: Canon tiene 2 equipos, donde uno apuesta por la solvencia en grabación de vídeo, gracias a su monitor abatible, su follow focus, pantalla táctil, etc… se presenta como un equipo ideal para realizar trabajos como videoclips, reportajes, etc.

Inversiones muy pequeñas en alguna lente fija y luminosa, más algún panel led y algún micro y podemos trabajar con un presupuesto muy apurado, juntando a eso una comunidad que promueve firmwares no oficiales para sacarle más partido aún, con perfiles de color, aportando una marca en la cual fabricantes de soportes y accesorios se han volcado… hacen sin duda la elección perfecta para el mundo del vídeo con un presupuesto ajustado.

La 7D es un poco la otra cara en la misma marca, donde sin duda su sistema de enfoque es la gran baza, junto con una velocidad de disparo… que perfilan esta cámara como la ideal para trabajar en el mundo de la comunicación, siendo una cámara rápida y precisa, para trabajar, por ejemplo en prensa.

Ambas se benefician del catálogo de lentes de Canon, del mercado de segunda mano, de la clara apuesta por fabricantes de accesorios, etc.

70D por unos 1000€, incluso un poco menos solo el cuerpo y 1500€ aprox. el cuerpo de la 7D Mark II.

Y por fin llegamos a Nikon, con su flamante D7200! y digo flamante porque en mi opinión es la clara ganadora.

Su sistema de enfoque, el rango dinámico, la calidad de la imagen, junto con sus prestaciones, hacen de esta máquina un equipo increíble a un precio contenido. De esta cámara lo único que podremos echar en falta son algunas soluciones en cuanto al vídeo que si aportan, por ejemplo, los equipos de Canon. Pero teniendo un vídeo asequible y una calidad de imagen superior, puede ser el todo en uno perfecto y que no adolece de ser una marca con menos “solera” como las Pentax o Sony.

Tendremos equipo en Nikon por unos 1000€ el cuerpo y algo más con alguna lente kit.

A groso modo hemos visto las principales opciones de compra en el mundo de las semi-profesionales, algunas tienen todas las cartas para ser las ganadoras como la Nikon, otras tienen su as en la manga para encantar a un tipo determinado de cliente, como los que necesiten de un vídeo profesional que sin duda optaran por los modelos de Canon, y luego tendremos las apuestas más arriesgadas, de Sony y Pentax.

Si atendemos a que los modelos cada día más consiguen mejorar rendimiento en cuanto a ruido, implementar tecnologías que nos pueden facilitar el trabajo como paneles abatibles, táctiles, etc… Tenemos un primer perdedor y es que el modelo de Sony, data del 2011, y bueno 4 años tampoco son tantos pero en la tecnología eso puede ser un lastre, aún así. viendo el otro lado de la moneda, que su cámara siga siendo un rival, teniendo en cuenta que han pasado tantos años, nos demuestra que Sony siempre será una buena apuesta.

Luego tendríamos la Pentax, modelo actual por lo tanto buen rendimiento en ISO elevado, pero un vídeo con muchos lastres y un sistema de enfoque que aunque mejora, aún no está a la altura, por ejemplo, de Canon. ¿El otro lado de la moneda en este caso? Pues sin duda su precio, el cuerpo en poco tiempo se devalúa, y su modelo actual buscando un poco se puede encontrar por 900€, 300€ por debajo del modelo de Nikon y algo más que el de Canon.

Llega Canon, nada que decir, si te gusta el vídeo no lo dudes. Su catálogo de lentes será un extra, y sus precios ayudan a mejorar y ampliar equipo con más facilidad que en Nikon por ejemplo. La 7D quizás algo pasada de precio, es la novedad y bueno su ráfaga y enfoque los pueden valer, pero amateur trabajando en prensa no creo que haya tanta gente.

Nos queda Nikon que a mi modo de ver es el claro ganador. Como marca es una apuesta medio-segura, me explico, sus modelos llevan dando guerra mucho tiempo y no hablo de guerra de la buena sino que me refiero a los continuos problemas que están presentando, como los problemas de manchas de aceite, de refracción, etc.

Pero una D7100, con un precio muy interesante sería el caballo ganador sin lugar a dudas y si queremos mejor enfoque aún, pues D7200 y gastar algo más por cubrir las pocas novedades que presenta.

Pero esto en realidad es un espejismo… ¿qué pasa si me gasto 1000€? Pues que tengo un buen cuerpo, pero ¿y qué lente empleo para poder sacarle partido? Y ahí entra el juego de la industria… otros 1000€ para tener un juego de ópticas, alguna fija y algún zoom corto… y con el tiempo conseguir un tele medio de buena calidad… luego nos harán falta flashes… pero si hemos optado por marcas reconocidas, tendremos más fabricantes y podremos ahorrar algunos euros ahí, lo mismo nos pasará con algunos accesorios, como los grips o los intervalómetros.

Ahora mi duda es… si como bien decíamos al principio el amateur en breve dará el paso, porque se supone que es su intención, este paso intermedio, ¿es algo bueno o es un error?

Tenemos equipos FF (Full Frame) por precios similares, la FF de Canon tiene mismo precio de venta que su 7D Mark II y la D610 de Nikon se acerca peligrosamente a una D7200…en Pentax aún no hay precios oficiales pero aquí si habrá un salto importante igual que pasa con Sony, aunque como ha sacado muchos modelos encontrar una de sus primeras A7 FF no es tan difícil a precios similares a estas semi-profesionales.

Es verdad que estaremos sin lente, pero el equipo será más potente y nos ahorraremos un paso intermedio, con el consecuente ahorro en euros.

¿Entonces qué hacemos? Bueno esto es un articulo de opinión, basado como he dicho en mi experiencia como vendedor del sector, muy resumido y sin mojarme demasiado… pero a mi modo de ver, invertir en estos cuerpos es un acierto para un porcentaje pequeño, y voy a tratar de argumentarlo.

Si partimos del 100% de clientes, muchos… no sabría decir un número, pero muchos más de los que creemos, no necesitan nada más que una gama media de cualquier marca, primeros en cometer un error pues en empezar o dar el salto a esta categoría, ya que no explotan la capacidad de su equipo sino que confían en que el nuevo equipo les brinde más calidad y no más opciones a nivel técnico.

Otros tanto, pero menor número, también cometen el error, pues bien podrían saltarse el paso intermedio y salvo que sea por motivos económicos, empezar directamente en algún producto FF.

Como veis,  bajo mi punto de vista, el semi-profesional es un escalón con muy poca cuota de venta, de hecho he podido derivar una venta de una semi a una FF en ocasiones argumentando más o menos lo mismo que lo expuesto en esta entrada.

Pero por supuesto no todo van a ser errores, alguien que busque vídeo, de buena calidad, con un presupuesto ajustado no creo que encuentre mejor desempeño que el que nos pueda ofrecer una 70D. Alguien que busque fotografía con luz controlada, puede perfectamente empezar y aguantar durante muchos años con una D7200… y así sería la historia del pez que se muerde la cola. Hay argumentos en las dos direcciones y como la venta… dependerá del comprador, de sus necesidades y sus deseos… pero por desgracia muchas veces lo que nos falta es información.  Y es que Internet puede ser, en muchos casos, una fuente de desinformación. Los datos, los números, las características… no son rival del feedback que puede tener un profesional del sector.

Así pues, cada uno deberá decidir en función de sus necesidades sin que ninguno de los argumentos, por sí solo, sea motivo suficiente para la compra.

Por último, me permito aconsejar el asesoramiento por parte de un profesional independientemente de la decisión final.