Todo el mundo habrá visto alguna vez el programa “tu si que vales”, donde un jurado puntua y dictamina si vales o no, en una materia concreta. De hecho uno de los miembros es bastante popular por sus apariciones en varios programas como jurado y por su forma de expresar y puntuar, bastante sincera diría yo, seguramente todos estamos pensando en Risto Mejide.

Pues bien, ahora solo tenemos que imaginar a un Risto, en forma de programa informático, que en vez de dictaminar si vale o no vale la foto, lo que hace es puntuar y valorar la calidad del procesado digital, si… del retoque que lleva la foto.

Hany Farid, un profesor de informática y forense digital, junto con Erik kee, han creado un programa capaz de detectar y valorar la calidad y cantidad de retoque que se ha aplicado a una fotografía. La excusa para crear dicho programa, que me parece mas que correcta y no una excusa, es tener una herramienta que nos asiente un poco en la tierra, que nos haga ver un poco de realidad entre tanta fantasía… modelos de 50 años que parecen niñas, cada vez mas delgadas, mas perfectas, cuerpos de hombres de 50 años sin grasa, todo el mundo con dientes perfectos, ojos azules, etc … poco a poco se ha ido creando una imagen de lo ideal, que a través del bombardeo constante de publicidad que recibimos, hemos llegado a dar por bueno y por normal y por supuesto no lo es!!!! es publicidad, es retoque y sobre todo no es natural… pero es algo que esta creando desordenes alimenticios, presión social, etc y esa es la “excusa”, estudiar como la publicidad “tan bella” esta creando un cierto caos y un desorden entre lo normal y lo anormal.

La imagen que veis arriba es la que se esta empleando para dar una pequeña muestra de lo que va a hacer el programa, basado en una serie de encuestas donde se mostraban imágenes con “antes y después” y se podían puntuar del 1 al 5 segun su cantidad y calidad, el programa ha implementado la misma función y medirá del 1 al 5 el retoque de la foto. La diferencia es que no necesitara tener la imagen de referencia, a base de algoritmos matemáticos, desmenuzan la imagen a nivel de pixeles y analizan distintos parámetros de tonos, zonas con repeticiones, etc para poder llegar a detectar el retoque, desde pieles suavizadas, licuados para aumentar o disminuir las proporciones del cuerpo,etc.

Esto quiere decir que el programa se crea con una buena idea, con la voluntad de poner un poco de freno a tanta locura y demás, pero que no me extrañaría que en breve pueda ser utilizado de otras formas no tan correctas… no me imagino la cara de fotógrafos que han cobrado miles de dolares por campañas de publicidad, cuyas fotos pasen por este programa … normalmente ver un antes y un después desprestigia a un fotógrafo pues muchas veces sus fotos son fotos que perfectamente cualquiera de nosotros podríamos hacer y luego es tener buenas manos para aplicar un retoque espectacular, en que lugar dejaría eso al fotografo¿? por eso digo que no todo el mundo vera este programa con buenos ojos a pesar de su en teoría buena función. Y los famosos¿? querrán pasar por este “detector de arrugas borradas”¿?


Yo debo reconocer que la idea me gusta mucho, es mas creo que debería adaptarse como una especie de estándar de calidad, toda imagen debería pasar por algunos programas que determinasen su calidad y si se obtiene el aprobado genial.. sino a la calle y así se produciría un lavado de cara y un relevo generacional en el sector que FALTA LE HACE, donde cualquiera hace fotos y es fotógrafo, cualquiera retoca y es retocador, etc… Pues con este programa usado de según que manera, mas de uno se iba a llevar una sorpresa.

Aun así todo habría que ajustarlo y controlarlo, no se puede perder el norte por la aparición de estos algoritmos detectores de retoque, el retoque sigue siendo necesario… si me quiero comprar una crema para eliminar ojeras, le tendré que eliminar las ojeras a la modelo para foto si o si, eso lo entiende cualquiera, igual que un fontanero te dirá que sus trabajos son profesionales y no chapuzas en su tarjeta de visita, hay cierto nivel de “mentira” o “falsa verdad” que debe aceptarse, pero a lo mejor esa modelo es anónima, pero si me siguen poniendo a Julia Roberts por poner un ejemplo, como si fuera una niña de 20 años, con la repercusión mediática que tiene esa mujer, ya crea una fuerza de presión en la sociedad, ya esta fomentando que su físico eternamente joven, esbelto y perfecto es lo normal, lo aceptado y por lo tanto lo que cualquier niña de 20 años debería tener, cuando en realidad no lo es!!!

El tiempo dirá y sera el que pondrá a cada uno en su lugar, el retoque seguirá existiendo obviamente pero creo que si seria interesante encontrar alguna manera de tener un baremo de la profesionalidad del mismo y hacer un poco de limpieza en el sector, crear unos mínimos de calidad, algo así como una ISO de calidad para el retoque fotográfico. No hace tanto se aprobaba la ley que obligaba a las marcas a informar de si sus imágenes estaban alteradas digitalmente, igual que hace unos años veíamos por la tele un anuncio de un coche y decíamos “joder como me gusta ese coche que corre por la ciudad, como toma las curvas, etc… ” y nadie pensaba mas allá del coche, ahora en los anuncios vemos que son personas profesionales las que conducen, que parte del anuncio esta tomado en circuito cerrado, etc… pues debería pasar y pasa y pasara lo mismo con las fotos y el retoque.