El otro día hable sobre la polémica de si la cámara importa en relación a la calidad de las fotos que realizamos, bajo mi punto de vista CLARO que importa pero como casi todo en esta vida, con matices…

Pues bien teníamos por un lado el tener bien educada la mirada que no guardaba relación con la calidad del equipo, por otro lado la originalidad que tampoco la guardaba, el que el elemento a fotografiar sea de por sí “bonito” también ayuda bastante y tampoco guarda relación con la calidad de nuestro equipo, estos eran algunos de esos matices que dan la razón a los que defienden que el equipo no importa….

Pero ya he dejado claro que en mi opinión si importa… Pongamos por caso que esas premisas se cumplen pero tengo que tomar mis fotos con una cámara de iniciación y con la lente “kitera”, pues voy a estar limitado por la apertura de la lente, el ISO real que voy a poder utilizar, la velocidad de sincronización con flashes y un largo etc… Importa o no importa el equipo? Como ya dije si! Pero con matices.

Hasta aquí nada nuevo con respecto a la entrada del otro día, también hice mención a la cada vez más corta vida del equipo de un fotógrafo, los que empiezan pronto se olvidan de la cámara de inicio y caen en la tentación de un equipo mejor pues piensan que la calidad de las fotos aumentará en la misma proporción que el precio del nuevo equipo, no tan noveles que ansían equipos profesionales y los profesionales que si entiendo adquieran siempre que pueden y necesiten lo último en equipo.

Bueno pues aquí viene lo nuevo, ampliemos los matices y personalicemos en cada uno de nosotros.
Yo soy amateur, incluso menos según con quien compare… Al fin y al cabo lo mío es el “retoque”… Tengo un equipo de inicio muy básico, un par de lentes de segunda mano completamente manuales para tener algo más de esa luminosidad que comentaba antes, unos flashes chinos y unos disparadores también chinos y poco más…
Mi mayor ISO 400 mi mayor apertura 1.7 con un 50mm manual, si uso kiteros 3.5.. Y así etc… En mi opinión y por experiencias propias me encuentro muy limitado y mi intención es mejorar equipo pero y aquí viene lo importante no porque piense que voy a hacer mejores fotos sino porque se que algunas limitaciones desaparecerán con nuevo equipo.

Una buena lente marcará la diferencia, las focales de calidad nos permiten aperturas grandes con mayor luminosidad, nos permiten también conseguir profundidades de campo muy cortas y crear bonitos bokeh, nos dan una nitidez superior, etc. El problema reside normalmente en el precio de esas lentes, muy posiblemente superior al precio mismo de la cámara en muchos casos, como por ejemplo en el mio.

Esta es por ejemplo una de las lentes que mas utilizo, como decía antes me permite una apertura de 1.7F, pero sacrifico un poco de nitidez con esa apertura aunque bueno se puede recuperar con el procesado posterior en parte así que suelo usar esa apertura si la necesito aunque sepa que se pierde nitidez. Pero es una lente manual, pierdo electrónica, es una focal fija que si bien da mas calidad te limite, el enfoque también se realiza de forma manual, que es otro factor que también te limita no tanto en calidad final, porque al fin y al cabo es acostumbrarse a enfocar de forma manual sino por el tiempo y la productividad, cuesta mas tiempo tomar una imagen con este tipo de lentes que con zooms modernos que no pierden electrónica y poseen autoenfoques.

Este es mi flash, si es Chino, pero debo reconocer que pese a su precio y su apariencia por ahora estoy encantado con el, pierdo la opción de TTL, la construcción deja un poco que desear, pero es muy ligero, no me falla (debo decir que lo uso con disparadores de la misma marca, no he usado la fotocelula aun…), así que en este sentido bien también, pero si este flash cuesta 50€, algo mas podrán hacer los que valen por ejemplo 400€ no¿?

Repito que son muchos elementos, muchas calidades y capacidades de cada uno de ellos, luego se juntan y determinan lo que puedes y lo que no puedes hacer, pero luego también es muy cierto que hay que tener algo de imaginación y entender muy bien que es lo que realmente nos limita para ver si podemos buscar soluciones, por poner un ejemplo en su día ilumine una escena con las luces largas de un coche, si con poca luz la lente manual que no posee autoenfoque me resulta muy complicada para clavar el foco y total se que estoy utilizando luz artificial, empleo otro tipo de lente aunque vaya a sacrificar el bokeh al menos tendré el foco donde lo quiero y así un largo etc.

Y ya para acabar con esta entrada, mi cámara, un equipo de inicio, que en su momento se llevo el TIPA en esa categoría, el precio por el que se vendía con un pack con doble lente “kitera” lo hacia irresistible, su sensor estaba solo un poco por debajo de calidad a equipos de otras marcas teóricamente superiores, pero en su conjunto eran muchas las webs especializadas, las que otorgaban por méritos propios el puesto numero uno a esta cámara, como cámara de inicio perfecta en su momento de salida.

Es pequeña, no pesa, funciona de maravilla, la verdad es que estoy muy contento con ella. Tiene sus limitaciones, esta claro y no deja de ser una cámara de principiante, que echando la vista atrás, me sorprendió los primeros meses y que ahora me demuestra que necesito mas, pero por las limitaciones que lastra. Pero bueno todo se andará y lamentablemente creo que deberé cambiar de marca, pero eso es otra historia.

Con todo, lentes manuales sin electrónica que no han constado mas de 35€, una cámara de inicio, flashes chinos con disparadores chinos, sin emplear paraguas ni soft box ni nada por el estilo montados tal cual en un trípode, etc… se pueden realizar fabulosas fotografías, hace falta eso si entender que podemos llegar a hacer con nuestro equipo y tener imaginación. El resto se encarga la parte de post-produccion, donde puedo incrementar un enfoque en un momento dado, o arrancar un mayor rango dinámico para recuperar unas sombras en los medios tonos, etc… lo que sea pero si el equipo por las circunstancias supone un pequeño obstáculo, lo que no podemos hacer es cruzarnos de brazos y decir no puedo, debemos buscar la manera y seguir probando. Siempre estará la tentación de mejorar, y de hecho en la medida de lo posible iremos mejorando nuestro equipo, pero si con la base he llegado a conseguir buenas fotos, con la mejora de equipo lo lógico es que sean mejores aun, sino lo he hecho, puede que con la mejora mis fotos sigan siendo iguales.

Donde no llegue el equipo, que llegue el “retoque”, esa debe ser nuestra máxima, que mi cámara no me limite tanto como para no poder hacer algo, yo lo hago y luego ya veré que puedo sacar, si realmente no llego a un mínimo de calidad obviamente seré el primero que admitiré que aun no puedo realizar ese tipo de fotografía, pero bueno al menos lo sabre y entenderé bien el porque, de hecho ya me ha pasado en varias situaciones, donde con un equipo mejor habría conseguido mucha mas calidad. Al llegar a ese punto es donde uno debe poner en una balanza la cantidad de veces que ha llegado a esa situación donde ni equipo ni “retoque” podían sacar un mínimo de calidad, si ocurre muchas veces, no tenemos el equipo que nos conviene y deberemos en la medida de lo posible cambiar cuanto antes el mismo, si solo ocurre unas cuantas veces, podemos esperar para ese cambio o conseguir equipo alquilado o prestado para conseguir sacar esas fotos en ese momento dado y el resto continuar con nuestro equipo. Si lo que ocurre es que siempre vemos que nuestro equipo es suficiente, tampoco nos podemos relajar, porque a lo mejor estamos solo trabajando un tipo de fotografía muy segura y muy simple y no nos estaremos atreviendo a realizar trabajos mas complicados y por eso con un equipo básico nos basta, eso tampoco es buena señal, siempre debemos ir a mas, intentar nuevas tomas, nuevos planos, horarios, iluminaciones, lo que sea…. pero no nos podemos estancar siempre debemos estar aprendiendo y avanzando, solo así algún día realizaremos fotos bonitas de verdad y con calidad.