He comentado varias veces a cerca del tema del flujo de trabajo, que no es mas que tener unas pautas que se van a repetir en todos nuestros trabajos y que nos van a garantizar una calidad final mayor de nuestros trabajos y van a acelerar y mejorar nuestra productividad.

Tenemos el disparo realizado en formato RAW, ahora lo primero que deberemos hacer es “revelar” dicho disparo, para ello vamos a emplear el Camera RAW, que viene con la suite de Adobe.

Este es el aspecto que tiene la interface del programa, lo podremos trabajar como una ventana flotante o maximizar, os recomiendo esto segundo y para ello en la parte superior derecha, al lado de previsualizar, tenéis un icono que permite alternar entre vista a pantalla completa o modo trabajo ventana flotante.

Bueno tenemos la foto, veréis  que lo primero que destaca es el histograma y ya debajo los controles, en su mayoría son deslizadores y desde aquí podremos controlar los ajustes básicos de la imagen como pueden ser la saturación, el brillo, la exposición, etc.

La ventaja de los controladores con deslizadores es que todo es cómodo, directo, se trabaja desde el ratón tirando de cada uno de ellos, pero os daréis cuenta que cuando queréis realizar ajustes finos el ratón se vuelve nuestro enemigo, en ese momento lo mejor es clickar sobre el deslizador que tenéis que modificar y realizar el ajuste con los cursores “arriba” y “abajo” o directamente entrando el valor numérico.

Los ajustes deberían empezar por el valor de la temperatura para corregir el balance de blancos, luego ajustaríamos los controles para conseguir la exposición correcta, podríamos ajustar los valores de reducción de ruido (el enfoque yo recomiendo no tocarlo desde aqui y dejar el valor que trae por defecto), etc, En este sentido en el panel de herramientas superior, la tercera es un cuenta gotas para corregir el balance de blancos, seleccionais esta herramienta y buscais un punto en la foto que sepais que debe ser blanco y el programa hara los ajustes necesarios para corregir el balance.

Ajustaremos las curvas que en el camera RAW vienen divididas de forma diferente al Photoshop, por zonas a tratar:

Asi iríamos paso a paso dando forma a nuestra foto, por una parte guiándonos por la información del histograma, recordar que lo ideal es tener una montaña rusa como gráfico, donde los bordes (negros y blancos) empiezan desde el suelo para subir en la zona media, dibujando como una montaña. La tendencia actual es derechear el histograma, esto significa que se busca tener casi todo la información en la zona de luz, pues en los negros rápidamente la información se pierde, para entender esto fácilmente basta con pensar en las zonas de sombras cuando tomamos una fotografía, esas zonas pierden información y de hecho técnicas como el HDR buscan precisamente ampliar el rango dinámico para levantar esas sombras, con lo cual el histograma cambiaría y aumentaría el gráfico en la zona de luces o zona intermedia y se alejaría de la zona de negros, donde el gráfico disminuiría.

Es importante aprovechar para bajar el ruido si lo hubiese, como ya he dicho la parte de enfocar mejor no tocarla por ahora desde aquí:

Como veis es sencillo, hay que tener ojo y practicar un poco pero en realidad lo mejor es ir probando y jugando un poco con las opciones, los menús mas utilizados son el que sale por defecto que son los parámetros básicos, el de curvas y el de detalle para eliminar ruido. En realidad hay mas ajustes y herramientas muy útiles pero eso mejor lo veremos con los videos.

Pero ahora viene lo mas importante de todo, como somos indecisos y siempre queremos volver a un punto determinado, cuando tengamos la foto “revelada” tendremos que apretar el botón de abrir, pero si lo hacemos de esta forma no podremos volver atrás, la imagen se rasteriza y queda con los ajustes que hemos realizado grabados, con lo cual no podremos retroceder y aquí es donde viene el punto mas importante, siempre en la medida de lo posible debemos tener la opción de volver y reeditar, para ellos deberemos pulsar la tecla “mayusculas” y con ella apretada el botón “abrir” cambiara por el botón “abrir como objeto”, de esta forma tendremos una capa con la imagen con los ajustes que hemos introducido pero esta capa sera un objeto inteligente que podremos reeditar haciendo doble click sobre la capa ya en Photoshop.

Esta es siempre la primera parte, ya hablando de post-produccion, de mis fotos. Disparo en RAW, selección de las imágenes finales y revelado de las mismas, sin perder la opción de reeditar, por lo tanto siempre abriendo la imagen como objeto inteligente. Se dispara el paso del archivo, pero es la forma mas segura de trabajar y con la que mejor calidad final obtendremos.

Aquí la imagen final la he dejado al 100% para resaltar el retoque, pero en realidad habría que bajar la opacidad de la capa con los retoques, para que en zonas concretas como los ojos por ejemplo el retoque fuese mucho mas sutil y no se notara tanto, si os pasa esto (y el objetivo no es exagerar sino dejar la foto perfecta ya para entregar al cliente) deberéis apantallar con una mascara de capa la zona “pasada de retoque” y dar pinceladas con un pincel de baja opacidad en negro, de esta forma rebajaremos el retoque en esa zona sin afectar a las demás zonas de la imagen.