Vale hemos cubierto 2 fases ya, la primera es el acuerdo entre cliente y fotógrafo para saber por las 2 partes las condiciones, precios, numero de fotos, localizaciones, cambios de ropa, etc. La segunda fase es la sesión en si, que ahora comercialmente muchos llaman “shooting”, pero vamos que es la sesión de fotos, donde hemos comentado que debemos hacer para conseguir que el cliente se sienta a gusto, se suelte y su rostro acompañe a la intención para conseguir un buen trabajo. Trabajo que en caso de dejar satisfecho al cliente sera una publicidad segura para nosotros y en caso de no quedar satisfecho sera una MALA publicidad para nosotros.

Durante la sesión hay gente que pacta un numero de horas, otros prefieren pactar un numero de fotos, otros están pendientes del tiempo pero cubriendo por ejemplo los cambios de ropa o localización pactados. Yo soy de la opinión que el numero de fotos se tiene que acordar pero de cara al cliente, si pacto 10, voy a mirar por todos los medios de terminar la sesión con al menos 20 fotos de mi agrado, 20 disparos que crea que puedo vender al cliente y saber que este quedara satisfecho. El tiempo que me lleve esos 20 disparos correctos estará en mis manos, puedo ser muy malo y tardar horas o ser bueno y conseguirlo en poco tiempo, aquí dependerá de nosotros, tanto para sacar el máximo del cliente como a la hora de fotografiar en si.

Lo que esta claro es que si puedo ahorrar tiempo lo voy a hacer, al fin y al cabo esto es un negocio, intentare hacerlo lo mejor posible pero si al mismo tiempo lo puedo hacer rápido,mejor. Así no soy de pactar tiempo, mas bien pacto el numero de fotos finales, si bien es cierto lo que si recomiendo es hacer varios cambios de ropa, en este sentido conseguir que el cliente tenga varios registros en una sola sesión para mi es importante  y ellos mismos acaban por agradecerlo. Puedo tener 20 fotos preciosas pero salgo en el mismo sitio y con la misma ropa, mal. Puedo en cambio tener 10 fotos preciosas, pero en 4 localizaciones distintas, y con 4 cambios de ropa, le estoy dando variedad y acabará por estar mas contento.

No hace falta recordar que el cliente quiere esas fotos para verse guapo y lo primero que querrá hacer es enseñar las fotos a su circulo de amigos, un solo comentario de “parecen todas iguales” y el cliente que a lo mejor no se había percatado cambiara de opinión sobre nosotros, de satisfecho con el trabajo a pues tienes razón casi todas son iguales, que rabia ( por poner un ejemplo, no tiene porque ser así…). Así pues para mi es mejor pactar los cambios de ropa, algún cambio de localización y el numero de fotos, pero el tiempo quedará en manos de mi pericia.

Bien tengo ya las fotos, quedan 2 fases mas, en la primera pasaremos las fotos al ordenador y haremos una revisión y selección de fotos finales. Hay que ser muy críticos y objetivos, siempre hay que realizar una pasada entera de 4 y luego realizar la selección o nos volveremos locos, si tenemos 200 fotos y en las 100 primeras ya hemos seleccionado las fotos pactadas estaremos dejando 100 fotos realizadas sin revisar y eso es un error garrafal. Así que una primera revisión completa, con una preselección y luego ya con las preseleccionadas haremos la revisión.

Tengo ya el numero de fotos pactadas, toda editar. Lo edito todo, desde algún objeto que no me gusta en la composición, corregir horizontes, tonos, luces, todo. El tiempo ya no corre de parte del cliente solo del fotógrafo y vuelve a estar en manos de cada uno tener mas o menos capacidad para hacer las cosas bien y rapido. Siempre debemos ser eficientes. Vuelve a salir ahora la idea de conseguir el mejor trabajo final posible, como ya comente en su momento, siempre edito una o dos fotos mas de las pactadas, pero esto ya es a nivel personal. Entrego el numero pactado pero cierto tiempo después, le hago llegar al cliente alguna foto nueva a modo de obsequio y recordatorio. El cliente lo agradece y refresca en su mente el trabajo realizado y la satisfacción por el mismo. Es un modo de tener contento al cliente y quizás de “reengancharlo”. Eso si! es importante no dejar esas fotos para un editaje a posteriori, las fotos se editan todas en la primera entrega, solo que un par no las envío o entrego.

Los RAW los borro una vez obtenido el visto bueno, yo en mi caso no entrego impresiones, siempre trabajo con formato digital, así que entrego los TIFF con el máximo tamaño posible ya editados. No os aconsejo borrar los RAW antes del visto bueno por si el cliente hace algún comentario o nos apunta algún detalle y que podamos corregirlo.

Entrego también una copia JPG de las fotos de la preselección en tamaño pequeño, esto lo hago porque puedo vender fotos sueltas fuera de lo pactado y como los gustos son muy personal puede que el cliente vea en esas fotos una que le guste a el personalmente, entonces genera nuevo trabajo para pero al mismo tiempo nuevo beneficio. Hay que pactar un nuevo precio por cada foto fuera de las pactadas en un primer momento.

Ya habiendo entregado las pactadas y habiendo pasado un tiempo prudencial, entonces si me deshago de los RAW y de los artes finales. Las fotos se entregan sin firmar, al cliente le pido permiso si alguna me gusta para emplear en portfolio personal o paginas de fotografía.

Vamos a hacer el resumen global: acuerdo – shooting – seleccion – edicion – arte final —-  como extra, ese flujo de mantener los RAW un tiempo prudencial, entregar los JPG con un tamaño reducido y poca calidad por si el cliente nos quiere pedir alguna foto nueva a gran calidad, dejar pasar algo de tiempo, mandar alguna foto extra editada para contentar y refrescar al cliente y otra vez dejando pasar un tiempo prudencial, borrar los archivos

Al final se obtiene un buen trabajo, partiendo de una buena metodología, luego cada uno hará modificaciones, estará de acuerdo en mas o menos puntos o incluso en ninguno pero de lo que si estoy seguro es que un buen fotógrafo de books debe tener siempre en mente que el cliente debe quedar satisfecho con nuestro trabajo no solo nosotros, asi que debemos trabajar por y para ellos aplicando nuestros conocimientos y supliendo sus carencias.