Todos o casi todos conocemos bien el termino HDR, que implica el uso de una técnica de edición digital que superpone una misma toma con diferentes exposiciones y mira de quedarse con las zonas correctamente expuestas de cada de una de las tomas, de esta forma conseguimos ampliar el rango dinámico. De esta forma todo queda “iluminado” por así decirlo, algo que en la realidad nos obligaría al uso de iluminación artificial.

Pues bien sin entrar en detalles del retoque, solo os diré que no he utilizado ningún programa (plugin) pues estoy completamente en contra y que no se trata de un HDR, sino de un simple ajuste por zonas, vas seleccionando las zonas a trabajar y creas capas con esas selecciones de curvas, ni mas ni menos. Puede que también alguna capa por encima de todo de niveles y curvas, mas un sistema de enfoque que tengo pendiente explicar en el blog. Pero nada mas.

El HDR no es que este en contra ni mucho menos, esas fotos me gustan pero hoy en día se ha extendido hasta limites “incomestibles” el uso de programas que automatizan el proceso de obtención de una imagen HDR y el problema es que a parte de dejar de lado el proceso creativo y por lo tanto carecer de valor (por lo menos para mi… que no tiene ningún merito su uso), son imágenes que cada vez mas consiguen impactar pero porque se alejan de la realidad.

Son imágenes que cuando se hacen con gusto y sin exagerar, son increíbles pero que en la mayoría de casos no se hacen con buen gusto ni se sabe poner el limite al efecto y cada vez somos mas los que estamos saturados de ese tipo de imágenes, una pena.