Algunas veces habremos oído hablar de la hora azul, la goden hour, etc. No son mas que términos empleados por los aficionados a la fotografía para bautizar 2 momentos del día donde la iluminación natural por la posición del sol, genera unos tonos que favorecen la espectacularidad de las fotografías que realizamos.

Concretamente se suele recomendar encarecidamente realizar las fotos en estos momentos del día, sobre todo si se trata de paisajes. La culpa la tiene el movimiento de la tierra respecto al sol, justo al amanecer y al atardecer el sol toma unos colores rojizos anaranjados que se mezclan con los cielos, el mar, etc y crean uno de los mejores binomios a nivel de color, el azul y el naranja. Otro día comentaremos sobre las teorías del color y esta pareja mas concretamente. Básicamente la luz esta dispersada no incide de forma directa y no tiene fuerza, por lo que genera sombras mas difuminadas, podemos decir que es como colocar un “tamizador” de iluminación de tamaño descomunal.

Para que podáis empezar a practicar, las horas son el amanecer como ya he comentado, mas o menos tenéis una media hora antes y media hora después, una vez el sol este arriba ya estaréis fuera de la “hora azul”. Al atardecer ocurre exactamente lo mismo, solo que la media hora de después la podéis pasar delante, así tenéis 1 hora antes de la puesta del sol, solo hay un pequeño “PERO” que paso a exponeros, la luz del amanecer es completamente natural (en realidad no, pero ahora veréis la diferencia…), sin embargo si optamos por el atardecer, cierto es que el sol tendrá menos fuerza y se generaran esos tonos tan apreciados, pero tendremos que mediar con otras fuentes de luz para intentar buscar un equilibrio, esas luces serán las “bombillas” que todo el mundo enciende cuando se va el sol, serán farolas, faros de coches, ventanas encendidas, etc. Por lo tanto el atardecer tendrá muchas luces residuales, aunque bien manejadas pueden ser interesantes.

Pero siendo puristas el mejor momento es el amanecer y aunque se suele recomendar para paisaje, sirve como recomendación para retrato sin problemas e incluso para macro aunque con menos sentido, pero podéis probar porque en macro si hay reflejos en alguna superficie y tienen esos tonos la foto mejora notablemente. Os dejo un par de ejemplos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.