La fotografía nocturna parte de una enorme desventaja y eso conlleva que la dificultad y la técnica sean superiores a condiciones normales de toma, pero al mismo tiempo si obtenemos buenos resultados las tomas tendrán una fuerza y un gran impacto visual que tomas con luz no llegan a tener muchas veces, en parte porque estamos fotografiando algo que normalmente no vemos tanto tiempo pues por la noche solemos dormir y son imágenes que nos pueden llamar mas la atención.

Necesitaremos algunos materiales y unos mínimos en la cámara, para este tipo de fotos necesitamos controles manuales en la cámara, para lo primero poder configurar el tiempo que el obturador estará abierto dejando pasar la luz (por poca que sea), muchas cámaras tienen unos tiempos predefinidos para ajustar esa velocidad pero lo ideal seria contar en nuestra cámara con el modo BULB que nos permite dejar abierto el obturador todo el tiempo que nosotros deseemos o que nuestras memoria nos permita.

También por supuesto es necesario un apoyo de la cámara total, ya sea con trípode, apoyada en un capo de coche, un muro, sea como sea la cámara tiene que estar completamente inmóvil pues al tener tanto tiempo el obturador abierto cualquier movimiento producirá un desastre en la toma, lo ideal un trípode, incluso con algo de lastre para asegurar la estabilidad.

También es una gran ayuda el tema del disparador remoto, para sin tener que tocar la cámara poder definir cuando empieza a tomar la exposición y cuando la finaliza, sin el disparador deberemos asegurar bien todos los ejes del trípode para aun teniendo que tocar el botón disparador de la cámara, conseguir que esta no se mueva.Dentro de este tipo de fotos, se engloban otras técnica que veremos en otro momento como pueden ser el Light Painting, en próximos artículos hablaremos sobre este interesante efecto.