Muchos trabajos de edición hoy en día cuentan con gran parte de añadidos que podríamos considerar elementos mas propios de pintura con toda su teoría sobre luz, color, trazo, equilibrio,etc que sobre la foto en si propiamente dicho.

 

Para este tipo de trabajos contamos básicamente con 2 opciones, el ratón de toda la vida y adquirir una tableta. La opción del ratón cuenta como principal ventaja que no hay que adquirirlo pues lo lógico es que ya lo tengamos en nuestro equipo, la tableta en cambio si supone un desembolso y a veces elevado.

Pero que ventajas nos permite la tableta, pues básicamente el poder “dibujar” trazos y movernos como si “pintasemos” realmente sobre la foto, si tenemos que utilizar la herramienta pincel, ¿no seria lo suyo utilizar uno? La respuesta es que la mayoría de poder hacerlo, lo harían pues la diferencia es grande, a la hora de hacer selecciones, correcciones, pasadas etc.

Precios y marcas hay de todo, modelos desde 30€ (como la mía una Trust) hasta modelos profesionales de series como las Wacom. según los precios poseerán diferentes características, como atajos configurables en la tableta para determinadas acciones, mayor sensibilidad a la presión que ejerzamos, etc.

Os dejo un par de imágenes: