Nikon nos presenta su nueva propuesta para una cámara que podemos situar en la gama semi-profesional que entrara sin duda con fuerza y cuenta ya con adeptos antes de tener en sus manos un modelo real.

 

La cámara cuenta con un sensor de 16 megapixeles, dentro de un cuerpo que utiliza materiales ligeros ( como magnesio ) y con unas medidas muy contenidas resultando con un peso de alrededor de 700gr sin óptica, algo muy a tener en cuenta si tenemos la intención de llevar nuestro equipo encima durante muchas horas.

La cámara incorpora novedades muy interesantes como la inclusión de doble ranura para tarjetas de memoria que da mucho juego para hacer preselección de tarjeta según formato de fotografía realizado, realizar copias de seguridad al vuelo, etc.

Tenemos un control directo sobre el Liveview y la grabación de imágenes en movimiento muy interesante y de fácil acceso directo al igual que un selector de enfoque manual/automático de iguales características activable con la mano izquierda muy útil.

Cuenta con un sensor Expeed2 que nos permite ráfagas de 6 tomas y un nuevo sistema de enfoque que cuenta con una cifra superior al modelo anterior,antes 11 puntos ahora 33. El nuevo sistema de enfoque por contraste tiene una opción extra en el modo de grabación de video denominado Enfoque servo permanente.

Son sin duda muchas la novedades y a la espera de poder ver resultados reales y mas detalles la cámara se sitúa muy alto en el ranking de características y seguro de seguidores incondicionales. Podemos seguir con mas características como la grabación en video HD, los controles manuales durante la misma, etc.

Este es el modelo que presenta Nikon para la lucha cuerpo a cuerpo contra la recién presentada Canon 60D, rondara un precio de unos 1000€ para el cuerpo y ya podemos anticipar que sera una dura batalla entre grandes rivales.