En la fotografía, todos sabemos que una de las principales herramientas con las que debemos contar es la luz, pero en ocasiones ( sobre todo en exteriores ) no tenemos la opción de regular esta luz y podemos correr el riesgo de quemar ( sobre-exponer ) ciertas zonas de la imagen.

Por suerte en fotografía contamos con muchas herramientas, sin entrar en el mundo de equipo semi-profesional o incluso profesional como podrían ser deflectores o parasoles tenemos la opción de “armar” nuestra cámara con pequeños filtros con diferentes funciones.

Vamos a hablar de los filtros de densidad neutra que en este caso sirven para detener parte de los rayos de luz que inciden en el sensor obteniendo de esta manera una imagen mejor expuesta sin zonas “quemadas” por sobre-iluminacion.

Son filtros fáciles de acoplar a las cámaras, con una capa lisa de color gris neutra para no afectar a los tonos y colores. Sus funciones en buenas manos pueden ser muy amplias, como permitir largas exposiciones para captar el efecto seda del agua sin temer por zonas sobre-expuestas.

Se pueden comprar a través de internet o en tiendas de fotografía, dependiendo de la calidad de los materiales y el tratamiento de la imagen hay un mundo a nivel de precios, así mismo también comentar que se disponen en diferentes numeraciones dependiendo de la cantidad de luz que filtran o bloquean.