Así como el otro día hablábamos de las Canon de gama media-alta, hoy vamos a hablar de la competencia directa a nivel de clientes a las que va destinada pero de la marca Nikon, principal competencia de Canon.

Nos encontramos ante una cámara pequeña y ligera muy manejable, algo ya común en este segmento de cámaras. Armada con un sensor de 10 megapixeles, con un sistema de auto enfoque de 11 puntos heredado de cámaras de la marca de mayor categoría, podemos realizar fotos de gran calidad, sobre todo en buenas manos y contando con los típicos modos automático, manual, con preferencia, etc.. mas los típicos modos con preajustes para las escenas.

Desgraciadamente este modelo se olvida de la grabación de video, algo imperdonable teniendo en cuenta que la competencia si cuenta con esta característica.

La cámara va destinada a usuarios que empiezan o poseen ciertos conocimientos pero iniciales en cualquier caso, en ese sentido me gusta mucho la inclusión de un sistema “guía” que nos va orientando sobre los ajustes necesarios para las tomas en determinadas ocasiones como si tuviéramos un asesor de ajustes, un punto muy acertado para empezar en el mundo de la fotografía digital con cámaras reflex que sin duda muchos compradores novatos sabrán agradecer.

La ISO nos permite subir hasta 1600, contando con un modo forzado en un preajuste que nos lleva hasta los 3200. El disparo en ráfaga también se queda corto con solo 3fps, obviamente el precio de esta cámara, teniendo en cuenta las prestaciones en comparación con el modelo que presentabamos el otro día de Canon es su principal arma, si la Canon esta por encima de 600€, con apenas la mitad tenemos este cuerpo.